Algoritmo Google

Entre algoritmos anda el juego

No te asustes. Posiblemente incluir la palabra algoritmo en un titular no atrae demasiado, salvo que te seas un personaje de la teleserie “The Big bang Theory”, pero vamos a tratar de explicar (para andar por casa) como funcionan Google y Facebook. Como sabréis ambos entes, amos de Internet, se escudan en sus algoritmos para explicar su funcionamiento.

"Google: hacia la búsqueda semántica perfecta"

Así lo explican en la web que los ingenieros de Mountain View han creado para explicar ese segundo que pasa entre que introducimos nuestra búsqueda y los resultados que nos ofrecen. Queda claro que no nos estamos refiriendo a los resultados pagados, las campañas que son pagadas a Google y que aparecen en fondo sepia en los primeros lugares y en la columna de la derecha de los resultados, los denominados enlaces patrocinados o SEM.
Nos referimos al resto de resultados. ¿Por qué salen en ese orden? O mejor dicho porque Google los ofrece así. Vamos a intentar no dar una explicación muy complicada.


La excelencia que persiguen, según sus propias palabras, es que el motor de búsqueda entienda lo que quieres decir y dar exactamente lo que buscas. Existen diferentes fases para encontrar el resultado. Primero se analizan los enlaces de las web cuyos propietarios han dado permiso a Google, se realiza un proceso de indexación de términos y se elimina el spam.
Al parecer entran aquí en acción los algoritmos que mediante las matemáticas analizan lo que se busca, lo interpreta, y proponer alternativas de corrección ortográfica, términos alternativos y autocompletados.  Basado en esos parámetros se devuelve un ranking de resultados usando más de 200.000 variables.
Un proceso secreto, como la fórmula de la Coca-Cola, y en constante cambio. Un análisis de 30 billones de páginas, con más de 100 millones de gigas analizados.
Así funciona el (cambiante) algoritmo de búsqueda de Google: http://bit.ly/Z5QivG

En Facebook sí podemos decidir

En el caso de la red social más extendida del mundo, el usuario sí puede influir en este proceso. Vamos a explicarlo. El denominado  algoritmo EdgeRank, el cual se encarga precisamente de optimizar nuestro muro  decidiendo qué historias se muestran en éste.
Esto implica que cuando publicamos algo, sea el contenido que sea, esto es valorado según la interacción que reciba. Cuanto más “Me gusta” o comentarios mejor será valorado.
Esta información es clasificada por la relevancia para cada usuario y será publicada de mayor o menor tamaño y durante más o menos tiempo en el muro de cada uno.
Por tanto podemos influir en estas publicaciones, sin más con nuestra interactuación con cada post que recibamos. Si vamos recibiendo en nuestro muro publicaciones que no reciben respuesta por nosotros poco a poco Facebook irá decidiendo que no son relevantes para nosotros y no la publicará.
Conclusión para desarrolladores de páginas: Es más importante la interactuación de nuestros seguidores, el famoso “Personas que están hablando de esto” que el número de seguidores que tengamos.


Personas hablando de esto en Facebook